miércoles, 26 de abril de 2017
inicio
 
Ciclo C (TO)

Portada

La Provincia

|-¿Quiénes somos?

|-¿Dónde estamos?

|   |-En España

|   |-En Brasil

|   |-En MARAJÓ (Brasil)

|   |-En Argentina

|   \-En Venezuela

|-¿Qué hacemos?

|   |-Seminarios

|   |-Misión de Marajó

|   |-Centros educativos

|   |-Parroquias

|   |-Otros ministerios

|   \-Revista Santa Rita y el pueblo cristiano

|-Vicarías

|   |-Vicariato do Brasil

|   |-Vicaría de Argentina

|   \-Vicaría de Venezuela

|-Secretariados

|   |-Espiritualidad

|   |-Formación

|   |-Apost. Ministerial

|   |-Apost. Misional-Social

|   |-Apost. Medios Com. Social

|   |-Past. Juvenil y Vocacional

|   |   |-PJV 2006

|   |   |-PJV 2007

|   |   |-PJV 2008

|   |   |-PJV 2009

|   |   |-PJV 2010

|   |   |-PJV 2011

|   |   |-PJV 2012

|   |   |-PJV 2013

|   |   |-PJV 2014

|   |   \-PJV 2015

|   \-Apost. Educativo

|-Jóvenes Agustino-Recoletos (JAR)

|   |-Itinerario

|   |   |-Horizonte de Aventura

|   |   |-Horizonte de Amistad

|   |   |-Horizonte de Libertad (I-Grupos)

|   |   |-Horizonte de Libertad (II-Precomunidades)

|   |   \-Horizonte de Fraternidad

|   |-Oracional

|   |-Cancionero

|   \-Otros

|-Madres Mónicas

|-Relig. Difuntos ProvST

|-Causas de Canonización

|   |-Venerable Sor Mónica de Jesús (1889-1964)

Noticias

|-de la Iglesia

|-de la Orden

|   |-Cursos de Renovación

|   |-Capitulos Generales

|   |-Capitulos otras Prov.

|   |-Reuniones OAR

|   |-de la Curia General

|   \-Celebraciones y Jubileos

|-de la ONGd Haren Alde

|-de los Obispos OAR

|   |-Diócesis de Cametá (PA, Bra)

|   \-Prelatura do Marajó (PA, Bra)

|-de los Capítulos Provinciales

|   |-35º Cap. Provincial (2015)

|-desde España

|-desde Brasil

|-desde Argentina

|-desde Venezuela

|-Rev. Antena Informativa

Servicios

|-Santoral OAR

|   |-Enero/Janeiro

|   |-Febrero/Fevereiro

|   |-Marzo/Março

|   |-Abril

|   |-Mayo/Maio

|   |-Junio/Junho

|   |-Julio/Julho

|   |-Agosto

|   |-Sepbre./Setembro

|   |-Octubre/Outubro

|   |-Novbre./Novembro

|   \-Dicbre/Dezembro

|-Lectio Divina

|   |-LD Vocacional

|   |-LD Textos bíblicos

|   |-LD p Ciclo A

|   |   |-LD Adviento (A)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (A)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (A)

|   |   |-LD Pascua (A)

|   |   \-LD T. Ordinario (A)

|   |-LD p Ciclo B

|   |   |-LD Adviento (B)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (B)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (B)

|   |   |-LD Pascua (B)

|   |   \-LD T. Ordinario (B)

|   |-LD p Ciclo C

|   |   |-LD Adviento (C)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (C)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (C)

|   |   |-LD Pascua (C)

|   |   \-LD T. Ordinario (C)

|   |-LD Fiestas del Señor

|   \-LD Virgen Maria y los Santos

|-Año Litúrgico

|   |-Adviento

|   |   |-Ciclo A (Adv)

|   |   |-Ciclo B (Adv)

|   |   \-Ciclo C (Adv)

|   |-Navidad-Epifania

|   |   |-Ciclo A (Nav)

|   |   |-Ciclo B (Nav)

|   |   \-Ciclo C (Nav)

|   |-Cuaresma-Triduo Pascual

|   |   |-Ciclo A (Cua)

|   |   |-Ciclo B (Cua)

|   |   \-Ciclo C (Cua)

|   |-Pascua-Pentecostés

|   |   |-Ciclo A (Pas)

|   |   |-Ciclo B (Pas)

|   |   \-Ciclo C (Pas)

|   |-Tiempo Ordinario

|   |   |-Ciclo A (TO)

|   |   |-Ciclo B (TO)

|   |   \-Ciclo C (TO)

|   |-Fiestas del Señor

|   \-La Virgen María y los santos

|-Form. permanente

|   |-Proyecto trienal

|   |-Revitalización OAR

|   |-Agustinología

|   \-Espiritualidad

|-Materiales

|   |-Fraternidad Seglar

|   |-Past. Juvenil

|   |-Past. Vocacional

|   |-Catequesis

|   |-Past. Educativa

|   \-Año de la Vida Consagrada

|-La WEB (o SITE)

\-Webmail

Audiovisuales

Enlaces

|-Iglesia Católica (Santa Sede)

|-Conf. Episcopales y diócesis

|-Conf. Religiosos

|-Familia Agustino-Recoleta

\-Provincia Sto. Tomás de Villanueva

Contacta 
Bookmark and Share
HOY ES DOMINGO
Fr. Imanol Larrínaga, oar - 31/01/2016

Desde las preferencias a la donación de sí mismo, desde la actitud de un conformismo a una vocación de profeta, desde la indefinición a la categoría de ser elegido. Es un salto cualitativo, una opción que no procede de los propios méritos; se trata de descubrir un camino necesario que va desde la letanía de los lamentos al “Himno del amor” (1Cor 12, 31 – 13, 13). ¿Vale la pena estrenar un estilo de vida diferente?
Quien más, quien menos, sueña con afrontar la vida desde un enfoque distinto, tal vez muy personalizado y, por ello mismo, la vida se detiene, y ni siquiera lo más valioso se deja atrapar. ¿Falta algo? Sí, una constatación de quién es Dios. Leemos en la Palabra que Dios dice: “antes de formarte en el vientre, te escogí, antes de que salieras del seno materno, te consagré; te nombré profeta de los gentiles” (Jeremías 1, 4); “Tú, Dios mío, fuiste mi esperanza y mi confianza desde mi juventud” (Salmo 70); “si no tengo amor, no soy nada” (1Corintios 12,2); “y todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de su boca” (Lucas 5, 22).
Entramos en la dinámica de un Dios vivo, que nos ama y se convierte en “mi roca de refugio”; un Dios que nos conoce como Padre y nos envía a “anunciar el Evangelio a los pobres y a anunciar a los cautivos la libertad”. Este el Dios que nos salva y nos llena de sus dones, especialmente, de su amor: “lucharán contra ti, pero no podrán, porque yo estoy contigo para librarte” (Jer 1, 19).
¿Pensamos en nuestra vocación de profetas? El interrogante nos puede sorprender y más si pensamos en la realidad social en la que vivimos y que no se presta a mucho canto y sí a mucha queja. La vida cristiana tiene ámbito (Dios en el corazón), clima (nosotros somos amados siempre por Dios) y luz (“quedan la fe, la esperanza, el amor: estas tres. La más grande es el amor” (1Corintios 13, 13). Dios nos habla porque nos ha elegido, nos invita a vivir ante Él y con Él, y vela nuestra vida (“estoy con vosotros”). Los grandes ejemplos del espíritu, los santos, dejan constancia de su vocación, de su encuentro con Dios ya que en Él encuentran la llamada a ser testigos suyos.
Debemos tomar conciencia para no solamente confesar nuestra fe con verdad sino también manifestarla como expresión de una vida interior de lo divino y de lo humano en el momento y lugar que nos encontremos. No podemos ser testigos mudos del Señor ni podemos pasar la vida sin la escucha atenta y comprometida de la Palabra divina que debe resonar en nuestros corazones para poder ser fieles al mandato del Señor: “no les tengas miedo, que si no, yo te meteré miedo de ellos” (Jeremías 1,3).
Jesús se convierte en paradigma del auténtico profeta: anuncia el reino de Dios, un reino que es la verdad, la novedad de un mundo que Cristo suscita en torno de su vida: “Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír” (Lucas 4, 21).  Nuestras personas, por pura gracia, gozan de la admirable misericordia de Dios hasta el punto de poder llevar a su vida la constante presencia de un amor infinito, siempre íntegro y capaz de dar a la vida un sentido total. Cuando Jesús dice en la sinagoga: “hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír”, revela la acción del Espíritu que conduce hacia el futuro de la liberación y de justicia y nos enseña cómo abrirnos al Espíritu y recibir su gracia que nos transforma. Somos seres atascados por nuestras pasiones y pecados; de ahí que la acción liberadora del Espíritu puede recrear en nosotros un estilo nuevo de vida en la libertad de los hijos de Dios y como seres que manifiesten en el mundo la presencia de un amor “que no pasa nunca”. No dejemos que pare en el tiempo la acción liberadora de Jesús que se manifiesta en el evangelio de hoy: el hombre de hoy y de siempre es el enfermo, el leproso, el pecador…y espera la buena nueva que perdone y libere.
En cada momento Dios se hace presente en la vida humana y suscita profetas que se ciñen los lomos, se ponen en pie y dicen lo que Él les manda” (cf. Jeremías 1,5). Y éstos, nosotros, son los que llevan la libertad a los cautivos y oprimidos en la medida que, fundamentados en el amor de Dios, anuncian la justicia y la paz verdadera. Un testigo auténtico, un profeta fiel, ha de ser humilde, consecuente con la gracia que ha recibido: el profeta se identifica con el mensaje y ello le da un carácter personal que, a su vez, le pone ante la realidad. La exhortación de Dios “no le tengas miedo”, completada al final con “yo esto contigo para librarte, fórmula conocida como promesa de presencia, será una constante en la vida de Jeremías. El ejemplo de Jeremías nos hace entrar a todos en la relación con Dios: Él jamás lejos de nosotros y eso mismo es una llamada constante a la esperanza. Hace falta tener conciencia de cómo Dios está con nosotros y eso, además de ser una gran verdad, conlleva una certeza para ser sus testigos y manifestar con valentía su mensaje.
    Nuestro Dios es el “Dios de la gracia y de la misericordia”. La convocatoria del Año Santo de la misericordia lo recuerda y lo actualiza: “Jesucristo es el rostro de la misericordia del Padre: El Padre, “rico en misericordia”, después de haber revelado su nombre a Moisés como “Dios compasivo y misericordioso, lento a la ira y pródigo en amor y fidelidad…”, envió a su Hijo nacido de la Virgen María para revelarnos de manera definitiva su amor” (Bula MV 1).
    Caminar con claridad en la vida como creyentes es pura gracia que se nos concede y, como tal, requiere por nuestra parte una confianza ilimitada toda vez que el Señor nos señala el camino del seguimiento de Jesús. La gracia de Dios jamás cesa en nuestra vida…

  Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos

SPC C2C Soluciones Integrales SPC C2C Soluciones Integrales