miércoles, 26 de abril de 2017
inicio
 
LD Cuaresma-SS (...

Portada

La Provincia

|-¿Quiénes somos?

|-¿Dónde estamos?

|   |-En España

|   |-En Brasil

|   |-En MARAJÓ (Brasil)

|   |-En Argentina

|   \-En Venezuela

|-¿Qué hacemos?

|   |-Seminarios

|   |-Misión de Marajó

|   |-Centros educativos

|   |-Parroquias

|   |-Otros ministerios

|   \-Revista Santa Rita y el pueblo cristiano

|-Vicarías

|   |-Vicariato do Brasil

|   |-Vicaría de Argentina

|   \-Vicaría de Venezuela

|-Secretariados

|   |-Espiritualidad

|   |-Formación

|   |-Apost. Ministerial

|   |-Apost. Misional-Social

|   |-Apost. Medios Com. Social

|   |-Past. Juvenil y Vocacional

|   |   |-PJV 2006

|   |   |-PJV 2007

|   |   |-PJV 2008

|   |   |-PJV 2009

|   |   |-PJV 2010

|   |   |-PJV 2011

|   |   |-PJV 2012

|   |   |-PJV 2013

|   |   |-PJV 2014

|   |   \-PJV 2015

|   \-Apost. Educativo

|-Jóvenes Agustino-Recoletos (JAR)

|   |-Itinerario

|   |   |-Horizonte de Aventura

|   |   |-Horizonte de Amistad

|   |   |-Horizonte de Libertad (I-Grupos)

|   |   |-Horizonte de Libertad (II-Precomunidades)

|   |   \-Horizonte de Fraternidad

|   |-Oracional

|   |-Cancionero

|   \-Otros

|-Madres Mónicas

|-Relig. Difuntos ProvST

|-Causas de Canonización

|   |-Venerable Sor Mónica de Jesús (1889-1964)

Noticias

|-de la Iglesia

|-de la Orden

|   |-Cursos de Renovación

|   |-Capitulos Generales

|   |-Capitulos otras Prov.

|   |-Reuniones OAR

|   |-de la Curia General

|   \-Celebraciones y Jubileos

|-de la ONGd Haren Alde

|-de los Obispos OAR

|   |-Diócesis de Cametá (PA, Bra)

|   \-Prelatura do Marajó (PA, Bra)

|-de los Capítulos Provinciales

|   |-35º Cap. Provincial (2015)

|-desde España

|-desde Brasil

|-desde Argentina

|-desde Venezuela

|-Rev. Antena Informativa

Servicios

|-Santoral OAR

|   |-Enero/Janeiro

|   |-Febrero/Fevereiro

|   |-Marzo/Março

|   |-Abril

|   |-Mayo/Maio

|   |-Junio/Junho

|   |-Julio/Julho

|   |-Agosto

|   |-Sepbre./Setembro

|   |-Octubre/Outubro

|   |-Novbre./Novembro

|   \-Dicbre/Dezembro

|-Lectio Divina

|   |-LD Vocacional

|   |-LD Textos bíblicos

|   |-LD p Ciclo A

|   |   |-LD Adviento (A)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (A)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (A)

|   |   |-LD Pascua (A)

|   |   \-LD T. Ordinario (A)

|   |-LD p Ciclo B

|   |   |-LD Adviento (B)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (B)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (B)

|   |   |-LD Pascua (B)

|   |   \-LD T. Ordinario (B)

|   |-LD p Ciclo C

|   |   |-LD Adviento (C)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (C)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (C)

|   |   |-LD Pascua (C)

|   |   \-LD T. Ordinario (C)

|   |-LD Fiestas del Señor

|   \-LD Virgen Maria y los Santos

|-Año Litúrgico

|   |-Adviento

|   |   |-Ciclo A (Adv)

|   |   |-Ciclo B (Adv)

|   |   \-Ciclo C (Adv)

|   |-Navidad-Epifania

|   |   |-Ciclo A (Nav)

|   |   |-Ciclo B (Nav)

|   |   \-Ciclo C (Nav)

|   |-Cuaresma-Triduo Pascual

|   |   |-Ciclo A (Cua)

|   |   |-Ciclo B (Cua)

|   |   \-Ciclo C (Cua)

|   |-Pascua-Pentecostés

|   |   |-Ciclo A (Pas)

|   |   |-Ciclo B (Pas)

|   |   \-Ciclo C (Pas)

|   |-Tiempo Ordinario

|   |   |-Ciclo A (TO)

|   |   |-Ciclo B (TO)

|   |   \-Ciclo C (TO)

|   |-Fiestas del Señor

|   \-La Virgen María y los santos

|-Form. permanente

|   |-Proyecto trienal

|   |-Revitalización OAR

|   |-Agustinología

|   \-Espiritualidad

|-Materiales

|   |-Fraternidad Seglar

|   |-Past. Juvenil

|   |-Past. Vocacional

|   |-Catequesis

|   |-Past. Educativa

|   \-Año de la Vida Consagrada

|-La WEB (o SITE)

\-Webmail

Audiovisuales

Enlaces

|-Iglesia Católica (Santa Sede)

|-Conf. Episcopales y diócesis

|-Conf. Religiosos

|-Familia Agustino-Recoleta

\-Provincia Sto. Tomás de Villanueva

Contacta 
Bookmark and Share
I Domingo de Cuaresma
Administrador - 13/02/2016

LECTURAS
Deuteronomio 20, 4- 10
    El Deuteronomio nos presenta dos ceremonias cultuales que deben realizar los israelitas: la primera, para ofrecer los primeros frutos de la tierra que Dios les da en posesión, una vez que habiten en ella. La segunda para la presentación de los diezmos trienales. Aquí se trata de la ofrenda de las primicias. De por sí, el texto de estos párrafos es complejo, La descripción de la ceremonia aparece dos veces, en forma diferente: una vez en 26, 4 y otra en 26, 10b. También hay una doble declaración; una más sencilla en 26, 3 y otra más elaborada en 26, 3-10. Parecería, pues, que los vv. 3-4 forman parte de una revisión que quiere reservar la acción ceremonial al sacerdote.
    El “arameo errante” que se cita en 26, 5 es Jacob, el antepasado común de los israelitas. Se le llama así por sus conexiones con regiones extranjeras; su madre Rebeca era de Aram Naharáyim (Génesis 24 , 10)  y él mismo estuvo allá 14 años sirviendo a Labán, su tío materno. Un hombre está en situación de desamparo y riesgo: carece de tierras y de los derechos que vienen con la posesión de la tierra. A pesar de eso, Dios le hizo padre de un pueblo numeroso, al que luego liberó de la esclavitud para darle en posesión una tierra que mana leche y miel. La ofrenda de las ofrendas es una fiesta eminentemente agrícola. Pero la hermosa declaración de fe contenida en 26, 5-10 transforma radicalmente la fiesta; la ofrenda no es ya referida al ritmo de la naturaleza ni a un Dios inmanente en ella, sino a acontecimientos históricos y al Dios que los llevó a cabo con mano fuerte y brazo extendido.
Romanos 10, 8- 13
    En su valiente paso adelante Pablo se atreve a aplicar el texto de Deuteronomio 30, 14 (“cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón”) a la propia evangelización cristiana. Y, además, hay algo esencial: la confesión que proclama a Jesús como “Señor”. Este era el gran escándalo para los judíos: que un profeta, por excelso que fuera, pudiera llamarse con el nombre de “Yahvé”, Señor. El tema que se destaca es el de la fe explícita en Cristo y la necesidad de la predicación. Para quien desea asegurar su salvación Pablo propone el camino adecuado: aceptar a Cristo como Señor y creer que está vivo. El que lo haga “será salvo”. Cualquiera que invoque el nombre del Señor, sea judío o griego, se salvará. Pero, para que todos puedan invocarlo, es necesario que escuchen hablar de él.
Lucas 4, 1-13
    Este pasaje tiene: a) una introducción narrativa (vv. 1.2); b) una sección en la que tres “retos” de Satanás y tres respuestas de Jesús reforzadas por una cita del AT (vv. 3-12) y c) una conclusión narrativa (v.13). El trasfondo de esta narración es apocalíptica: la aparición del reino de Dios en el desierto (cf. Hechos 21, 38), la importancia dada a los seres angélicos en la manifestación mesiánica de Jesús, la confrontación directa entre el “príncipe de este mundo” y el Mesías, la división del tiempo en etapas. Estos detalles hacen que nos preguntemos sobre la historicidad del acontecimiento. La finalidad es orientar al lector en su comportamiento cristiano, a partir de una reflexión sobre el mesianismo de Jesús. Al comienzo de su vida mesiánica, Jesús recibe el bautismo como “consagración” e investidura oficial. Ahora, las tentaciones hacen ver el sentido exacto de su mesianismo no nacionalista ni político, sino sufriente, a la manera del Siervo de Yahvé. Una clave de lectura es que el evangelista presenta a Jesús sobre el trasfondo literario y teológico de la figura de Moisés: es como Jesús reviviera en su vida con las experiencias del Éxodo (Deuteronomio 8, 2).
    El evangelista Lucas quiere catequizar al lector. Jesús encarna el `papel de un nuevo Moisés y de un nuevo Israel. Por eso la función ejemplar de Jesús estuvo siempre presente en la reflexión de la iglesia primitiva: Jesús muestra cómo vencer las tentaciones y por eso quiso someterse a ellas. No es nada malo ser tentado sino caer en la tentación. La carta a los Hebreos ya lo comentaba: “…probado igual que nosotros, excepto en el pecado” (Hebreos 4, 15). La tentación en la vida cristiana es con frecuencia la de un mesianismo fácil. Jesús muestra que “no solo vive el hombre” y lo toma como principio y guía de su vida. En la humildad y el servicio, no en la ostentación, se realizan el Reino y la transformación del mundo.

MEDITACIÓN
    Este domingo tiende hasta un nombre propio: el domingo de las tentaciones, ésas que literalmente leemos y escuchamos y que nos parecen muy repetidas. San Agustín, con buen humor, que estas tentaciones son “dulces”, ya que parecen la presentación de una realidad llamativa y hasta gozosa. Tal vez para nosotros es posible -cada uno le otorgue la calidad-, que hoy prolifera la tentación del “yo moderno” y éste en crisis. Un ser humano (¡) separado y autónomo, segregado y débil, a fin de cuentas … ¡solo! Y este “yo moderno” tiene su contradicción ya que no puede darse un “yo” completamente salo. No puede existir y vivir sin comunidad, sin personas a las que hablar, compartir, sin redes de interlocución. Nuestras historias, la vida diaria, nos han forjado. Muchas veces parecemos el “yo moderno” y nuestras respuestas intuitivas son a menudo más del solitario y no del solidario. Y seguir manejando tentaciones “dulces” impide el renacer.
    En la vida cristiana hay que arriesgarse optar por un camino audaz. Eso es encontrarse con Dios y no estar solo. Aun en la oscuridad aparece una pequeña luz que hace posible encontrarnos con la Verdad y el Amor. Es cierto que nuestra experiencia nos sitúa ante los momentos y sus circunstancias y sin olvidar que somos pecadores. 
    ¿Alguna vez nos atreveríamos a preguntarnos cuáles son hoy nuestras tentaciones “dulces y…crueles”? Recordemos una lección de san Agustín: toda tentación es una forma de inquisición. Por medio de ella el hombre se conoce a sí mismo.

ORACIÓN
    Señor: haznos caer en la cuenta que nuestra vida es una constante tribulación. Muchas veces queremos hacer de la vida una torre que nos suba a las alturas cuando en verdad eres Tú solo el dueño del universo. Queremos saciarnos más de cosas que de alimentos, queremos ser felices y, a la vez, nos embobamos de vanidad y de falsas seguridades.
    Tú sabes, Señor, que nuestras ilusiones casi siempre son vanas y no nos convencen, que duran poco y luego nos sentimos frustrados. Por eso, Señor, protégenos; que no construyamos en vacío ni sin ti. Tú has prometido que nunca nos dejarás solos. Y Tú conoces nuestro vaivén y cómo sufrimos luego en una casi imposibilidad de superar las vanas ilusiones y los sueños o insensibles.
    En el comienzo de esta Cuaresma haz que acerquemos nuestra atención a tu Palabra que da vida y que nos fortalece en nuestros vaivenes. Descúbrenos que tú eres el único Camino y sácanos de esas veredas que tantas veces pisamos y que, al final, ni nos convencen ni nos llenan de paz. Haz que suspiremos más y más por un encuentro continuo contiguo y que nos haga salir de nuestra desidia. A la luz de tu Palabra y de tu mirada haz que sintamos tu amor y tu bendición.
    Nosotros te invocaremos con fe y Tú, oh Dios y Padre nuestro, escúchanos y guíanos por el camino de la verdad y del amor. 

CONTEMPLACIÓN
    Mirad ahora al rey de los mártires presentándonos ejemplos de cómo combatir y ayudándonos misericordiosamente a los combatientes. ¿Por qué permitió ser tentado, sino para enseñarnos a resistir al tentador? Si el mundo te promete honores y dignidades temporales, respóndele: <más deseable es Dios>. Si te promete honores y dignidades temporales, respóndele: <el reino de Dios es más excelso que todo>. Si te promete curiosidades superfluas y condenables, respóndele: <solo la verdad de Dios no se equivoca>.
    Puesto que en todos los halagos del mundo aparecen estas tres cosas: el placer, o la curiosidad, o la soberbia, ¿qué dice el, evangelista después que sufrió la tentación? <Después que el diablo hubo acabado con toda clase de tentaciones>. Toda clase, pero de las que se apoyaban en la lisonja.
    Queda todavía otra tentación, consistente en algo más áspero y duro, en crueldades y atrocidades humanas. Quedaba aún esta tentación. Sabiendo el evangelista lo que ya había tenido lugar y lo que aún quedaba, dijo: <Después que el diablo hubo acabado con toda clase de tentaciones, se alejó hasta el momento oportuno>. Se alejó de él en cuanto serpiente astuta, ha de volver como león rugiente; pero le vencerá, porque pisoteará al león y al dragón. Regresará el diablo, entrará en Judas y lo convertirá en traidor del maestro. Llevará también a los judíos en actitud cruel, no ya aduladora, En posesión de sus vasos, gritará con las lenguas de todos: <¡crucifícalo, crucifícalo!>. ¿Por qué nos extrañamos de que Cristo haya salido vencedor allí? Era Dios todopoderoso (san Agustín en Sermón 248, 5). 

ACCIÓN. Ante la Cruz descubramos el amor infinito de Dios y su misericordia.
    
 

  Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos

SPC C2C Soluciones Integrales SPC C2C Soluciones Integrales