lunes, 24 de abril de 2017
inicio
 
Ciclo A (Adv)

Portada

La Provincia

|-¿Quiénes somos?

|-¿Dónde estamos?

|   |-En España

|   |-En Brasil

|   |-En MARAJÓ (Brasil)

|   |-En Argentina

|   \-En Venezuela

|-¿Qué hacemos?

|   |-Seminarios

|   |-Misión de Marajó

|   |-Centros educativos

|   |-Parroquias

|   |-Otros ministerios

|   \-Revista Santa Rita y el pueblo cristiano

|-Vicarías

|   |-Vicariato do Brasil

|   |-Vicaría de Argentina

|   \-Vicaría de Venezuela

|-Secretariados

|   |-Espiritualidad

|   |-Formación

|   |-Apost. Ministerial

|   |-Apost. Misional-Social

|   |-Apost. Medios Com. Social

|   |-Past. Juvenil y Vocacional

|   |   |-PJV 2006

|   |   |-PJV 2007

|   |   |-PJV 2008

|   |   |-PJV 2009

|   |   |-PJV 2010

|   |   |-PJV 2011

|   |   |-PJV 2012

|   |   |-PJV 2013

|   |   |-PJV 2014

|   |   \-PJV 2015

|   \-Apost. Educativo

|-Jóvenes Agustino-Recoletos (JAR)

|   |-Itinerario

|   |   |-Horizonte de Aventura

|   |   |-Horizonte de Amistad

|   |   |-Horizonte de Libertad (I-Grupos)

|   |   |-Horizonte de Libertad (II-Precomunidades)

|   |   \-Horizonte de Fraternidad

|   |-Oracional

|   |-Cancionero

|   \-Otros

|-Madres Mónicas

|-Relig. Difuntos ProvST

|-Causas de Canonización

|   |-Venerable Sor Mónica de Jesús (1889-1964)

Noticias

|-de la Iglesia

|-de la Orden

|   |-Cursos de Renovación

|   |-Capitulos Generales

|   |-Capitulos otras Prov.

|   |-Reuniones OAR

|   |-de la Curia General

|   \-Celebraciones y Jubileos

|-de la ONGd Haren Alde

|-de los Obispos OAR

|   |-Diócesis de Cametá (PA, Bra)

|   \-Prelatura do Marajó (PA, Bra)

|-de los Capítulos Provinciales

|   |-35º Cap. Provincial (2015)

|-desde España

|-desde Brasil

|-desde Argentina

|-desde Venezuela

|-Rev. Antena Informativa

Servicios

|-Santoral OAR

|   |-Enero/Janeiro

|   |-Febrero/Fevereiro

|   |-Marzo/Março

|   |-Abril

|   |-Mayo/Maio

|   |-Junio/Junho

|   |-Julio/Julho

|   |-Agosto

|   |-Sepbre./Setembro

|   |-Octubre/Outubro

|   |-Novbre./Novembro

|   \-Dicbre/Dezembro

|-Lectio Divina

|   |-LD Vocacional

|   |-LD Textos bíblicos

|   |-LD p Ciclo A

|   |   |-LD Adviento (A)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (A)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (A)

|   |   |-LD Pascua (A)

|   |   \-LD T. Ordinario (A)

|   |-LD p Ciclo B

|   |   |-LD Adviento (B)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (B)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (B)

|   |   |-LD Pascua (B)

|   |   \-LD T. Ordinario (B)

|   |-LD p Ciclo C

|   |   |-LD Adviento (C)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (C)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (C)

|   |   |-LD Pascua (C)

|   |   \-LD T. Ordinario (C)

|   |-LD Fiestas del Señor

|   \-LD Virgen Maria y los Santos

|-Año Litúrgico

|   |-Adviento

|   |   |-Ciclo A (Adv)

|   |   |-Ciclo B (Adv)

|   |   \-Ciclo C (Adv)

|   |-Navidad-Epifania

|   |   |-Ciclo A (Nav)

|   |   |-Ciclo B (Nav)

|   |   \-Ciclo C (Nav)

|   |-Cuaresma-Triduo Pascual

|   |   |-Ciclo A (Cua)

|   |   |-Ciclo B (Cua)

|   |   \-Ciclo C (Cua)

|   |-Pascua-Pentecostés

|   |   |-Ciclo A (Pas)

|   |   |-Ciclo B (Pas)

|   |   \-Ciclo C (Pas)

|   |-Tiempo Ordinario

|   |   |-Ciclo A (TO)

|   |   |-Ciclo B (TO)

|   |   \-Ciclo C (TO)

|   |-Fiestas del Señor

|   \-La Virgen María y los santos

|-Form. permanente

|   |-Proyecto trienal

|   |-Revitalización OAR

|   |-Agustinología

|   \-Espiritualidad

|-Materiales

|   |-Fraternidad Seglar

|   |-Past. Juvenil

|   |-Past. Vocacional

|   |-Catequesis

|   |-Past. Educativa

|   \-Año de la Vida Consagrada

|-La WEB (o SITE)

\-Webmail

Audiovisuales

Enlaces

|-Iglesia Católica (Santa Sede)

|-Conf. Episcopales y diócesis

|-Conf. Religiosos

|-Familia Agustino-Recoleta

\-Provincia Sto. Tomás de Villanueva

Contacta 
Bookmark and Share
HOY ES DOMINGO
Fr. Imanol Larrínaga, oar - 03/12/2016

Un paso más y con la mirada puesta en una mayor cercanía en el camino de la Navidad. La fe nos induce a estar despiertos y atentos ante lo que se nos anuncia y dejando siempre en claro la invitación: “Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos”. Se nos presenta, pues, una visión de la vida y de la historia en un original camino y lleno de felicidad para que estemos atentos y confiados a la venida del Señor. Aun así, vamos caminando con nuestras reticencias sobre el futuro y con recalcado miedo por si las cosas no mejoran ¡Eterno problema del nunca saciado ser humano que pretende amarrar y asegurar todo! Y, por el contrario, algo llamativo e inesperado: “Pueblo de Sión: mira al Señor que viene a salvar a los pueblos”. ¿Hacia dónde nos inclinamos? Porque no podemos vivir al son único de las apariencias ni de las chapuzas; eso no da ni paz ni esperanza. Y a un mundo tan traqueteado por tantos problemas habrá que anunciar algo distinto en línea del profeta.

El Adviento respira un aire de regalo: “Señor todopoderoso, rico en misericordia” ¿Por qué no entender el Adviento como una llamada al canto precisamente nosotros que “salimos animosos al encuentro de tu Hijo”? Es expectativa gozosa ante el Señor que viene y que colma los deseos del corazón siempre inquieto y débil, el corazón humano hambriento de Dios a pesar de todo y con necesidad de calmar sus deseos de felicidad verdadera.

Toda profundización en el tiempo de Adviento bascula entre dos realidades que marcan la historia de la humanidad: un grito ardiente: “que en sus días florezca la justicia y la paz abunde eternamente” y la posibilidad de un mundo nuevo: “acogeos mutuamente, como Cristo os acogió para gloria de Dios”. El análisis de la situación personal en la fe necesita escuchar la voz de tantos “bautistas” (recordemos el evangelio de hoy), testigos fieles y audaces de Cristo, que no tienen ningún miedo de entrar en el desierto de una sociedad sin ideas ni convicciones de lo trascendente, y cantar ante el mundo que “todos los hombres verán la salvación de Dios”. Clamar hoy por una esperanza puede sonar a tópico y, tal vez, será ésta la tentación del Adviento, cuando nos situamos al margen de la conversión siempre necesaria y que puede cambiar nuestra expectativa de cada día, el compromiso de ser precursores de un anuncio que procede de una vida en Dios. Hoy y siempre necesitamos escuchar esa voz que se convierte en canto: “sobre él se posará el espíritu del Señor: espíritu de prudencia y sabiduría, espíritu de consejo y valentía, espíritu de ciencia y temor de Dios. Le inspira el temor de Dios”.

Cuando contemplamos nuestra historia personal, así como el de la Iglesia, sentimos que la gracia es la que siempre permanece. Dios es fiel y no se echa atrás, su amor no se enfría y tampoco se acaba. Todo esto quiere recordarnos Jesús en la Navidad: que Dios no se cansa de estar junto a nosotros. Por eso, nuestro Adviento, siempre gracia, adelanta el incansable amor de Dios para suscitar en nosotros un entusiasmo en la vida de fe y en la esperanza sobre todo. El Adviento es un camino para reavivar la esperanza siempre que ésta sepa discernir los caminos del Señor y. especialmente, que Él viene a salvarnos y que, desde ahí, se inicia una renovación constante de vida, de amor y de  misericordia. El hecho mismo de creer en que “el Señor no tarda en cumplir sus promesas” es para nosotros la garantía para no dudar nunca del Señor ni de su providencia.

El camino del Adviento es, ante todo, una mirada confiada de la Luz: “por aquel tiempo, Juan Bautista se presentó en el desierto de Judea predicando: “convertíos porque está cerca el Reino de los Cielos”. Es verdad que la exigencia del Bautista sobre la conversión está lejos de la conversión de los fariseos. Estos la entendían como “el cambio de mente” y la conversión exigida por el Bautista, al igual que la exigida por Jesús, es la urgencia de un cambio radical total, en relación con Dios.

  Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos

SPC C2C Soluciones Integrales SPC C2C Soluciones Integrales