miércoles, 26 de abril de 2017
inicio
 
Ciclo A (Nav)

Portada

La Provincia

|-¿Quiénes somos?

|-¿Dónde estamos?

|   |-En España

|   |-En Brasil

|   |-En MARAJÓ (Brasil)

|   |-En Argentina

|   \-En Venezuela

|-¿Qué hacemos?

|   |-Seminarios

|   |-Misión de Marajó

|   |-Centros educativos

|   |-Parroquias

|   |-Otros ministerios

|   \-Revista Santa Rita y el pueblo cristiano

|-Vicarías

|   |-Vicariato do Brasil

|   |-Vicaría de Argentina

|   \-Vicaría de Venezuela

|-Secretariados

|   |-Espiritualidad

|   |-Formación

|   |-Apost. Ministerial

|   |-Apost. Misional-Social

|   |-Apost. Medios Com. Social

|   |-Past. Juvenil y Vocacional

|   |   |-PJV 2006

|   |   |-PJV 2007

|   |   |-PJV 2008

|   |   |-PJV 2009

|   |   |-PJV 2010

|   |   |-PJV 2011

|   |   |-PJV 2012

|   |   |-PJV 2013

|   |   |-PJV 2014

|   |   \-PJV 2015

|   \-Apost. Educativo

|-Jóvenes Agustino-Recoletos (JAR)

|   |-Itinerario

|   |   |-Horizonte de Aventura

|   |   |-Horizonte de Amistad

|   |   |-Horizonte de Libertad (I-Grupos)

|   |   |-Horizonte de Libertad (II-Precomunidades)

|   |   \-Horizonte de Fraternidad

|   |-Oracional

|   |-Cancionero

|   \-Otros

|-Madres Mónicas

|-Relig. Difuntos ProvST

|-Causas de Canonización

|   |-Venerable Sor Mónica de Jesús (1889-1964)

Noticias

|-de la Iglesia

|-de la Orden

|   |-Cursos de Renovación

|   |-Capitulos Generales

|   |-Capitulos otras Prov.

|   |-Reuniones OAR

|   |-de la Curia General

|   \-Celebraciones y Jubileos

|-de la ONGd Haren Alde

|-de los Obispos OAR

|   |-Diócesis de Cametá (PA, Bra)

|   \-Prelatura do Marajó (PA, Bra)

|-de los Capítulos Provinciales

|   |-35º Cap. Provincial (2015)

|-desde España

|-desde Brasil

|-desde Argentina

|-desde Venezuela

|-Rev. Antena Informativa

Servicios

|-Santoral OAR

|   |-Enero/Janeiro

|   |-Febrero/Fevereiro

|   |-Marzo/Março

|   |-Abril

|   |-Mayo/Maio

|   |-Junio/Junho

|   |-Julio/Julho

|   |-Agosto

|   |-Sepbre./Setembro

|   |-Octubre/Outubro

|   |-Novbre./Novembro

|   \-Dicbre/Dezembro

|-Lectio Divina

|   |-LD Vocacional

|   |-LD Textos bíblicos

|   |-LD p Ciclo A

|   |   |-LD Adviento (A)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (A)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (A)

|   |   |-LD Pascua (A)

|   |   \-LD T. Ordinario (A)

|   |-LD p Ciclo B

|   |   |-LD Adviento (B)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (B)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (B)

|   |   |-LD Pascua (B)

|   |   \-LD T. Ordinario (B)

|   |-LD p Ciclo C

|   |   |-LD Adviento (C)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (C)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (C)

|   |   |-LD Pascua (C)

|   |   \-LD T. Ordinario (C)

|   |-LD Fiestas del Señor

|   \-LD Virgen Maria y los Santos

|-Año Litúrgico

|   |-Adviento

|   |   |-Ciclo A (Adv)

|   |   |-Ciclo B (Adv)

|   |   \-Ciclo C (Adv)

|   |-Navidad-Epifania

|   |   |-Ciclo A (Nav)

|   |   |-Ciclo B (Nav)

|   |   \-Ciclo C (Nav)

|   |-Cuaresma-Triduo Pascual

|   |   |-Ciclo A (Cua)

|   |   |-Ciclo B (Cua)

|   |   \-Ciclo C (Cua)

|   |-Pascua-Pentecostés

|   |   |-Ciclo A (Pas)

|   |   |-Ciclo B (Pas)

|   |   \-Ciclo C (Pas)

|   |-Tiempo Ordinario

|   |   |-Ciclo A (TO)

|   |   |-Ciclo B (TO)

|   |   \-Ciclo C (TO)

|   |-Fiestas del Señor

|   \-La Virgen María y los santos

|-Form. permanente

|   |-Proyecto trienal

|   |-Revitalización OAR

|   |-Agustinología

|   \-Espiritualidad

|-Materiales

|   |-Fraternidad Seglar

|   |-Past. Juvenil

|   |-Past. Vocacional

|   |-Catequesis

|   |-Past. Educativa

|   \-Año de la Vida Consagrada

|-La WEB (o SITE)

\-Webmail

Audiovisuales

Enlaces

|-Iglesia Católica (Santa Sede)

|-Conf. Episcopales y diócesis

|-Conf. Religiosos

|-Familia Agustino-Recoleta

\-Provincia Sto. Tomás de Villanueva

Contacta 
Bookmark and Share
Comentario a las lecturas
Fr. Imanol Larrínaga, oar - 30/12/2016

En este primer día del año nuevo celebramos la solemnidad de Santa María, Madre de Dios, en la octava de la Natividad del Señoe y en el día de la Circuncisión. Nunca mejor que iniciar un año nuevo con esta plegaria: ¡Salve, Madre santa!, Virgen Madre del Rey, que gobierna cielo y tierra por los siglos de los siglos! La alabanza puede cambiar la lectura pero siempre nos encontramos con una confesión de fe: el Rey al que estamos adorando en Navidad tiene una Madre siempre bienaventurada. Por eso, hoy  tenemos que recordar el título más total y la fuente de todos los demás.     

Comencemos por admirar una traslación de la primera lectura a la vez que admitimos una referencia de san Agustín: el Señor te bendiga y te proteja (“un vislumbre de la omnipotencia de Dios nos la dio la Virgen Madre, tan virgen antes de concebir como después del parto”), ilumine su sobre ti y te conceda su favor (“concibiendo es virgen, virgen sigue en el parto, virgen estando encinta, virgen siempre… Así la hizo el que de ella fue hecho. La hizo madre para sí cuando estaba en el seno del Padre. Del Padre nació sin día temporal, de la madre nació en este día”), el Señor se fije en ti y te conceda la paz (“Ella regía a nuestro Rey, ella llevaba a quien lleva a todos, ella amamantaba a nuestro Pan”).     

La solemnidad de la santa Madre de Dios es como la presentación más maravillosa que Dios ha querido situar para admiración y alegría: con esta luz, supone el regalo de la vida y de la paz. Precisamente cuando nos topamos con un nuevo calendario muy dado a un deseo de felicidad, como si renaciéramos a una nueva etapa en nuestra historia personal y social, necesitamos gritar desde el corazón: Dios y Señor nuestro, que por la maternidad virginal de María entregaste a los hombres los bienes de la salvación, concédenos experimentar la intercesión de aquella de quien hemos recibido a tu Hijo Jesucristo (Oración colecta).     

María resume en su persona el misterio de la Iglesia; es la Hija predilecta del Padre que acogió libremente y respondió dispuesta al don de Dios: Hija del Padre, mereció llegar a ser la Madre de su Hijo. Es Madre de Dios por ser perfectamente hija del Padre. En su corazón no existe más deseo que el de sostener a los cristianos en su compromiso de vivir como hijos de Dios. Como Madre llena de ternura, incesantemente los conduce a su Hijo para que, siguiéndola, aprendan a cultivar su relación con el Padre celestial. Ella enseña en la realidad de cada momento cómo se realiza el encuentro con el Señor de la vida; es una actitud de mirada agradecida, viviendo lo concreto como un paso del Señor que siempre es bendición, incluso cuando la cruz se yergue de una manera tan fuerte y tan continuada; nos enseña a estar junto la Cruz.       

Para los cristianos María, con su acción maternal y su influjo santificador, es la que tiende a crear aquellas dimensiones de perfecta imitación de Cristo y en cuanto Madre es siempre la maestra que nos enseña con su ejemplo cómo es la vida con Jesús. La Encarnación del Verbo confiere a María un nuevo esplendor y un nuevo rostro. Su amor y su vida gravitan a partir del misterio de la Anunciación hacia el Hijo que lleva en su seno hasta el punto que nosotros nos dirigimos a Dios: concede, te rogamos, a cuantos celebramos hoy la fiesta de la Madre de Dios, que así como nos llena de gozo celebrar el comienzo de nuestra salvación, nos alegremos un día de alcanzar su plenitud (oración después de la Comunión).     

Ante la imagen de la Madre de Dios recordemos los distintos momentos en los que María es señalada como Madre y cómo su vida se fue configurando lentamente cada vez más en la misma vida de Cristo; acompaña a su Hijo en  los misterios de la infancia, experimentó sin duda la oscuridad de la fe, no siempre comprendió la actuación de Jesús pero sabía guardar y meditar en su corazón  las palabras y las acciones de Jesús. Con Él mantiene una relación única, pues se encuentra directamente implicada en el misterio de la Encarnación.

  Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos

SPC C2C Soluciones Integrales SPC C2C Soluciones Integrales