miércoles, 26 de abril de 2017
inicio
 
LD T. Ordinario ...

Portada

La Provincia

|-¿Quiénes somos?

|-¿Dónde estamos?

|   |-En España

|   |-En Brasil

|   |-En MARAJÓ (Brasil)

|   |-En Argentina

|   \-En Venezuela

|-¿Qué hacemos?

|   |-Seminarios

|   |-Misión de Marajó

|   |-Centros educativos

|   |-Parroquias

|   |-Otros ministerios

|   \-Revista Santa Rita y el pueblo cristiano

|-Vicarías

|   |-Vicariato do Brasil

|   |-Vicaría de Argentina

|   \-Vicaría de Venezuela

|-Secretariados

|   |-Espiritualidad

|   |-Formación

|   |-Apost. Ministerial

|   |-Apost. Misional-Social

|   |-Apost. Medios Com. Social

|   |-Past. Juvenil y Vocacional

|   |   |-PJV 2006

|   |   |-PJV 2007

|   |   |-PJV 2008

|   |   |-PJV 2009

|   |   |-PJV 2010

|   |   |-PJV 2011

|   |   |-PJV 2012

|   |   |-PJV 2013

|   |   |-PJV 2014

|   |   \-PJV 2015

|   \-Apost. Educativo

|-Jóvenes Agustino-Recoletos (JAR)

|   |-Itinerario

|   |   |-Horizonte de Aventura

|   |   |-Horizonte de Amistad

|   |   |-Horizonte de Libertad (I-Grupos)

|   |   |-Horizonte de Libertad (II-Precomunidades)

|   |   \-Horizonte de Fraternidad

|   |-Oracional

|   |-Cancionero

|   \-Otros

|-Madres Mónicas

|-Relig. Difuntos ProvST

|-Causas de Canonización

|   |-Venerable Sor Mónica de Jesús (1889-1964)

Noticias

|-de la Iglesia

|-de la Orden

|   |-Cursos de Renovación

|   |-Capitulos Generales

|   |-Capitulos otras Prov.

|   |-Reuniones OAR

|   |-de la Curia General

|   \-Celebraciones y Jubileos

|-de la ONGd Haren Alde

|-de los Obispos OAR

|   |-Diócesis de Cametá (PA, Bra)

|   \-Prelatura do Marajó (PA, Bra)

|-de los Capítulos Provinciales

|   |-35º Cap. Provincial (2015)

|-desde España

|-desde Brasil

|-desde Argentina

|-desde Venezuela

|-Rev. Antena Informativa

Servicios

|-Santoral OAR

|   |-Enero/Janeiro

|   |-Febrero/Fevereiro

|   |-Marzo/Março

|   |-Abril

|   |-Mayo/Maio

|   |-Junio/Junho

|   |-Julio/Julho

|   |-Agosto

|   |-Sepbre./Setembro

|   |-Octubre/Outubro

|   |-Novbre./Novembro

|   \-Dicbre/Dezembro

|-Lectio Divina

|   |-LD Vocacional

|   |-LD Textos bíblicos

|   |-LD p Ciclo A

|   |   |-LD Adviento (A)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (A)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (A)

|   |   |-LD Pascua (A)

|   |   \-LD T. Ordinario (A)

|   |-LD p Ciclo B

|   |   |-LD Adviento (B)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (B)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (B)

|   |   |-LD Pascua (B)

|   |   \-LD T. Ordinario (B)

|   |-LD p Ciclo C

|   |   |-LD Adviento (C)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (C)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (C)

|   |   |-LD Pascua (C)

|   |   \-LD T. Ordinario (C)

|   |-LD Fiestas del Señor

|   \-LD Virgen Maria y los Santos

|-Año Litúrgico

|   |-Adviento

|   |   |-Ciclo A (Adv)

|   |   |-Ciclo B (Adv)

|   |   \-Ciclo C (Adv)

|   |-Navidad-Epifania

|   |   |-Ciclo A (Nav)

|   |   |-Ciclo B (Nav)

|   |   \-Ciclo C (Nav)

|   |-Cuaresma-Triduo Pascual

|   |   |-Ciclo A (Cua)

|   |   |-Ciclo B (Cua)

|   |   \-Ciclo C (Cua)

|   |-Pascua-Pentecostés

|   |   |-Ciclo A (Pas)

|   |   |-Ciclo B (Pas)

|   |   \-Ciclo C (Pas)

|   |-Tiempo Ordinario

|   |   |-Ciclo A (TO)

|   |   |-Ciclo B (TO)

|   |   \-Ciclo C (TO)

|   |-Fiestas del Señor

|   \-La Virgen María y los santos

|-Form. permanente

|   |-Proyecto trienal

|   |-Revitalización OAR

|   |-Agustinología

|   \-Espiritualidad

|-Materiales

|   |-Fraternidad Seglar

|   |-Past. Juvenil

|   |-Past. Vocacional

|   |-Catequesis

|   |-Past. Educativa

|   \-Año de la Vida Consagrada

|-La WEB (o SITE)

\-Webmail

Audiovisuales

Enlaces

|-Iglesia Católica (Santa Sede)

|-Conf. Episcopales y diócesis

|-Conf. Religiosos

|-Familia Agustino-Recoleta

\-Provincia Sto. Tomás de Villanueva

Contacta 
Bookmark and Share
En medio de los desafíos de este tiempo, uno se aventura a precisar, no a predecir, que si hay una luz que permanece, el horizonte tendrá siempre un cariz más esperanzador, más lleno de vida. Precisar la luz y, más, en un ambiente al que externamente le sobra iluminación, puede parecer un tópico, un algo más de lo mismo.Y, si esa luz tuviera una diafanidad no acostumbrada, ¿creeríamos en que hay algo de misterio?
Fr. Imanol Larrínaga, OAR - 20/01/2017

La Palabra de Dios abre hoy, desde la luz, un escenario incomparable: el pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande; habitaban tierras de sombras, y una luz les brilló. Este texto del profeta Isaías nos lleva a recordar lo que el evangelisgta Mateo consideró como esencial al ministerio de Jesús: la actividad de Jesús está destinada a todos los hombres. De ahí que la cita de Isaías apunta a una presentación de Jesús que captará en plenitud el cuarto evangelio: Jesús es la luz; o sea, el misterio de la oscuridad universal humana se iluminará desde Él.

 La fe no es sólo una actitud con referencia a la persona como alguein que ha recibido un bautismo pero sin conciencia de convertirse en testigo de la luz. Cuando el apóstol Pablo dice: poneos de acuerdo y no andéis divididos, alude a la unidad de los corazones que han sido iluminados por la Luz que es Cristo y presentan un estilo de vida donde prevalece esencialmente el camino del evangelio. Debe resurgir un nivel de vida procedente de la raíz: Yo soy la luz del mundo, dice el Señor. El que me sigue  no camina en las tinieblas sino que tendrá luz de la vida. Son palabras que descubren lo que es Jesús y lo que quiere para el hombre: luz que es la novedad radical de los tiempos mesiánicos.

La Palabra de Dios supone unos destinatarios a quien va dirigida, para nosotros. La luz para el cristiano no es una idea ni algo abstracto sino Alguien y tan concreto como la presencia del Verbo de Dios encarnado, Jesucristo, y desde ahí nace para todos los redimidos cómo ser testigos de la luz verdadera que puede aclarar el misterio humano. Aquí no existe el lenguaje inocente sino el discernimiento. El cristiano se manifiesta desde la Luz que es el Hijo de Dios hecho hombre o no es hijo de la Luz. Y esto, que ha sido cuestión en todo momento, a nosotros nos plantea que no manipulemos nunca la Luz, Cristo, con un lenguaje para tapar las exigencias de la fe.

El camino, por lo tanto, es nuevo, no solo enseña el camino, se ensancha también el horizonte de nuestra vida y esta perspectiva, llena de  esperanza de ilusión, hace pensar, también soñar, que a Dios nos acercamos cuando nos ponemos a buscar un nuevo espacio para vivir. Esto es lo que anuncia la Palabra que escuchamos hoy: acreciste la alegría, aumentaste el gozo; se gozan en tu presencia  como gozan al segar, como se alegran al repartirse el botín. Es necesario recuperar caminos para llegar a Dios y para ello necesitamos silenciar nuestro yo y otorgar al Señor la libertad total para que, como Padre, nos enseñe a abrir el corazón.

Experimentar en el corazón el anuncio del Reino es recuperar los caminos de la interioridad y esto nos lleva antes de nada a fijar nuestra mirada en el rostro de Cristo para poder así sintonizar con su ejemplo de vida, acoger al Espíritu que la anima, seguir la trayectoria de la entrega al reino de Dios hasta la muerte  y dejarnos transformar hasta la muerte y dejarnos transformar por su resurrección.

La luz es la novedad que trae Cristo a la humanidad y lo que verdaderamente nos realiza, lo que nos da verdadera alegría, la verdadera serenidad, porque Dios nos ama y siempre quiere nuestro bien. El camino nuestro debe ser el camino de Jesús, el mismo del Tabor como el del Calvario; al fin y al cabo siempre es Luz y así, desde sí mismo, nos enseña a seguir sus pasos. En el camino nunca nos dejará de enseñarnos que el Reino de los cielos (Luz eterna) exige nuestra conversión: el paso del pecado a la gracia, de la muerte a la Vida.

 

NUESTRA REALIDAD

Cuando hablamos de religión y de fe ¿hasta qué punto se precisa lo espiritual, el alma, la verdad? Puede ocurrir que sí en algunas ocasiones per en la mayoría de los casos queda en mera fachada. Son respuestas que damos sin realidad de fondo en la vida, que nacen para venirse abajo muy pronto y es que nuestro andamiaje sobre el que se sostienen es más producto de cerillas que de auténtica luz. La fe no es solo una actitud con referencia a la persona como alguien que ha recibido un bautismo pero sin conciencia de convertirse en testigo de la luz. Cuando Pablo habla de poneos de acuerdo y no andéis divididos alude a la unidad de los corazones que han sido iluminados por la Luz que es Cristo y presentan un estilo de vida donde prevalece esencialmente el camino del evangelio. Debe resurgir un nivel de vida procedente de la raíz: venid y seguidme y os haré pescadores de hombres.Son palabras que descubren lo que es Jesús y lo que quiere para el hombre: luz         que es la novedad radical de los tiempos mesiánicos. Cabe preguntarnos por nuestra ilusión y por nuestra necesidad que sentimos de entrar en una verdadera conversión que nos haga salir de la mediocridad de nuestra fe.

 

EXAMEN y ORACIÓN

Nos hace falta discernir para decidir con el Espíritu de la verdad, el Espíritu del Señor, y hacernos disponibles para ser fieles a la gracia. Discernir la Luz pide oración, actitudes de indiferencia y disponibilidad, escucha y humildad, y no perder nunca de vista la prioridad determinante de la cercanía de Dios que remite necesariamente a una confesión: creo en Ti, Señor. El cristiano recupera así toda su dimensión como persona y como testigo de la Luz. Pero nace un reto: el dejarse conducir teniendo a Dios como defensa de la vida.

Mirando a nuestras propias personas ¿pensamos si nuestra vida cristiana tiene en sí una fundamentación como gracia desde la misma presencia de Dios en el corazón? No podemos poner silencio a la vida cristiana porque eso nos llevaría a un gran conflicto; apagar la Luz en el corazón y eso es como pretender vivir en medio de una confusión que nacde de las medias verdades que proceden de un interior en el que la presencia de Dios no se manifieste en los hechos. La fe nos erxige libertad pero también conlleva el testimonio der lo que “hemos visto y oído”.

ORACIÓN: Dios todopoderoso y eterno: ayúdanos a llevar una vida según tu voluntad, para que podamos dar en abundancia frutos de buenas obras en nombre de tu Hijo predilecto. Amén.

 

CONTEMPLACIÓN

Hay siervos de Dios que escuchan las palabras del Evangelio: «Deja todas tus cosas, o vende todos tus bienes y dalos a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; y ven y sígueme». Esto lo oyeron no solo los grandes, lo han escuchado también los pequeños; y también los pequeños quisieron cumplirlo y hacerse espirituales; no se unen en matrimonio, no tienen morada propia que les ligue, sino que eligen una forma de vida común. Pero ¿qué abandonaron estos pájaros? En efecto, los pájaros parecen los seres más pequeños del mundo ¿Qué abandonaron? ¿Qué dejaron que fuera grande? Un hombre se convirtió,  dejó la pobre casa paterna, apenas un lecho y un arca. Pero se convirtió, se hizo pájaro, buscó los bienes espirituales. Bien, muy bien; no le insultemos ni le digamos: «no has abandonado nada». Sabemos que Pedro era pescador; cuando siguió al Señor, ¿qué pudo abandonar? Dígase lo mismo de su hermano Andrés, de los hijos del Zebedeo, Santiago y Juan, también ellos eran pescadores. Y, con todo, ¿qué le dijeron? .«He aquí que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido». El Señor no les replicó: «¿Has olvidado tu pobreza? ¿Qué dejaste a cambio de recibir el mundo entero?». Mucho deja, hermanos míos, quien no solo dejó lo que poseía sino también lo que deseaba poseer (san Agustín en Comentario al salmo 103, III, 16).

 

ACCIÓN,. Preguntemos al Señor; ¿Qué quieres de mí?

  Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos

SPC C2C Soluciones Integrales SPC C2C Soluciones Integrales