miércoles, 26 de abril de 2017
inicio
 
LD Cuaresma-SS (...

Portada

La Provincia

|-¿Quiénes somos?

|-¿Dónde estamos?

|   |-En España

|   |-En Brasil

|   |-En MARAJÓ (Brasil)

|   |-En Argentina

|   \-En Venezuela

|-¿Qué hacemos?

|   |-Seminarios

|   |-Misión de Marajó

|   |-Centros educativos

|   |-Parroquias

|   |-Otros ministerios

|   \-Revista Santa Rita y el pueblo cristiano

|-Vicarías

|   |-Vicariato do Brasil

|   |-Vicaría de Argentina

|   \-Vicaría de Venezuela

|-Secretariados

|   |-Espiritualidad

|   |-Formación

|   |-Apost. Ministerial

|   |-Apost. Misional-Social

|   |-Apost. Medios Com. Social

|   |-Past. Juvenil y Vocacional

|   |   |-PJV 2006

|   |   |-PJV 2007

|   |   |-PJV 2008

|   |   |-PJV 2009

|   |   |-PJV 2010

|   |   |-PJV 2011

|   |   |-PJV 2012

|   |   |-PJV 2013

|   |   |-PJV 2014

|   |   \-PJV 2015

|   \-Apost. Educativo

|-Jóvenes Agustino-Recoletos (JAR)

|   |-Itinerario

|   |   |-Horizonte de Aventura

|   |   |-Horizonte de Amistad

|   |   |-Horizonte de Libertad (I-Grupos)

|   |   |-Horizonte de Libertad (II-Precomunidades)

|   |   \-Horizonte de Fraternidad

|   |-Oracional

|   |-Cancionero

|   \-Otros

|-Madres Mónicas

|-Relig. Difuntos ProvST

|-Causas de Canonización

|   |-Venerable Sor Mónica de Jesús (1889-1964)

Noticias

|-de la Iglesia

|-de la Orden

|   |-Cursos de Renovación

|   |-Capitulos Generales

|   |-Capitulos otras Prov.

|   |-Reuniones OAR

|   |-de la Curia General

|   \-Celebraciones y Jubileos

|-de la ONGd Haren Alde

|-de los Obispos OAR

|   |-Diócesis de Cametá (PA, Bra)

|   \-Prelatura do Marajó (PA, Bra)

|-de los Capítulos Provinciales

|   |-35º Cap. Provincial (2015)

|-desde España

|-desde Brasil

|-desde Argentina

|-desde Venezuela

|-Rev. Antena Informativa

Servicios

|-Santoral OAR

|   |-Enero/Janeiro

|   |-Febrero/Fevereiro

|   |-Marzo/Março

|   |-Abril

|   |-Mayo/Maio

|   |-Junio/Junho

|   |-Julio/Julho

|   |-Agosto

|   |-Sepbre./Setembro

|   |-Octubre/Outubro

|   |-Novbre./Novembro

|   \-Dicbre/Dezembro

|-Lectio Divina

|   |-LD Vocacional

|   |-LD Textos bíblicos

|   |-LD p Ciclo A

|   |   |-LD Adviento (A)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (A)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (A)

|   |   |-LD Pascua (A)

|   |   \-LD T. Ordinario (A)

|   |-LD p Ciclo B

|   |   |-LD Adviento (B)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (B)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (B)

|   |   |-LD Pascua (B)

|   |   \-LD T. Ordinario (B)

|   |-LD p Ciclo C

|   |   |-LD Adviento (C)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (C)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (C)

|   |   |-LD Pascua (C)

|   |   \-LD T. Ordinario (C)

|   |-LD Fiestas del Señor

|   \-LD Virgen Maria y los Santos

|-Año Litúrgico

|   |-Adviento

|   |   |-Ciclo A (Adv)

|   |   |-Ciclo B (Adv)

|   |   \-Ciclo C (Adv)

|   |-Navidad-Epifania

|   |   |-Ciclo A (Nav)

|   |   |-Ciclo B (Nav)

|   |   \-Ciclo C (Nav)

|   |-Cuaresma-Triduo Pascual

|   |   |-Ciclo A (Cua)

|   |   |-Ciclo B (Cua)

|   |   \-Ciclo C (Cua)

|   |-Pascua-Pentecostés

|   |   |-Ciclo A (Pas)

|   |   |-Ciclo B (Pas)

|   |   \-Ciclo C (Pas)

|   |-Tiempo Ordinario

|   |   |-Ciclo A (TO)

|   |   |-Ciclo B (TO)

|   |   \-Ciclo C (TO)

|   |-Fiestas del Señor

|   \-La Virgen María y los santos

|-Form. permanente

|   |-Proyecto trienal

|   |-Revitalización OAR

|   |-Agustinología

|   \-Espiritualidad

|-Materiales

|   |-Fraternidad Seglar

|   |-Past. Juvenil

|   |-Past. Vocacional

|   |-Catequesis

|   |-Past. Educativa

|   \-Año de la Vida Consagrada

|-La WEB (o SITE)

\-Webmail

Audiovisuales

Enlaces

|-Iglesia Católica (Santa Sede)

|-Conf. Episcopales y diócesis

|-Conf. Religiosos

|-Familia Agustino-Recoleta

\-Provincia Sto. Tomás de Villanueva

Contacta 
Bookmark and Share
En la vida de cada uno se puede descubrir que los tiempos no son iguales, que las personas tienen un lenguaje con sentido distinto y manifestaciones de todo tipo. Lo más llamativo es que las cosas se suceden a un ritmo distinto desde las personas que, de una u otra manera, quieran orientar su vida
Fr. Imanol Larrinaga, OAR - 10/03/2017

Hoy llegamos a caer en la cuenta de cómo es la providencia de Dios y cómo, las personas que son consecuentes ante la gracia, escuchan, lo viven y los manifiestan, En una visión un tanto particular, por supuesto, encontramos tres referencias que ojala lleguen a nuestro corazón y que nos lleven a un testimonio de fe.

Una pregunta: ¿quién es Abrahán? Puede ocurrir que tengamos una idea muy particular de él y, sin embargo, es una gran luz: es la aventura de la fe por los caminos de Dios. Por supuesto, que es una definición en síntesis pero a la vez es una realidad en la que se juntan Dios y este hombre providencial. Dios le convoca para abandonar su tierra y sus parientes y emigrar hacia la tierra que Él ha de mostrarle. Y, en este contexto, hay en juego tres afirmaciones que se hacen sobre él: que todas las naciones serán bendecidas a través de él, que Dios promete la tierra a todos los pueblos y que tendrá un hijo a pesar de la esterilidad de Sara, su mujer.

            A primera vista y, en una lectura a nuestro estilo, vemos que los caminos de Dios son distintos a los nuestros, que el plan de Dios tiene un camino dirigido hacia la eternidad y cómo en nuestra  vida es siempre posible la llamada de Dios a ser testimonio de su presencia y de bondad. El dato que debemos tener siempre presente es escuchar la voz del Señor y cooperar desde nuestra fidelidad; de este modo, tenemos siempre una seguridad: Dios prepara los caminos y nunca nos falta su gracia.

            Otra pregunta: ¿creemos que Dios nos da su fuerza? Abrahám no da un paso sin esa seguridad y esa será la actitud de los discípulos verdaderos de Cristo. Pablo urge a Timoteo a no tener vergüenza a ser testigo de Cristo, que no debe avergonzarse ni del Señor ni de Pablo, el “prisionero”. Dios ha dado a Pablo y Timoteo la gracia para ser valientes y desde ahí se deduce que Pablo exhorte a Timoteo a no avergonzarse sino a “coparticipar” en el sufrimiento por causa del Evangelio.

            Es importante destacar el sentido del “sufrimiento”. La predicación del evangelio, al igual que una expresión total de ser discípulo de Jesucrito, lleva consigo el sufrimiento, expresado de muchas maneras. Quien vive al estilo de Cristo sabe que se encuentra en un ambiente que no es fácil; de ahí que un verdadero discípulo de Cristo tiene que manifestar que el evangelio es la fuerza de Dios que da la salvación no por las obras sino por la gracia manifestada en Cristo, al cual aniquiló la muerte y ofrece la vida inmortal. Si, quien se dice cristiano, no ofrece el verdadero testimonio de Cristo, es un escándalo…

            Una tercera referencia es la subida de Jesús a la montaña, acompañado con tres apóstoles. Son los mismos que habrían de acompañarle más tarde en la agonía de Getsemaní, En ambos casos, los discípulos se encuentran ante un misterio que supera su capacidad de comprensión. Jesús aparece en su transfiguración como el nuevo Moisés La manifestación de la gloria de Cristo es un momento culminante, que anticipa su resurrección y está escrito a la luz de la pascua.

            En un ámbito donde nuestra vida circula en  repetición constante, hace falta saber y querer mirar hacia la altura y descubrir que el misterio de Dios aparece siempre que nosotros, en actitud de fe, queramos vivir y creer en su presencia. La realidad es que Dios habita en nosotros y con nosotros pero siempre que nos alejemos de lo cotidiano y valoremos la vida como un don de Dios. ¿Estamos dispuestos a escuchar levantaos, no temáis?

NUESTRA REALIDAD

            La gloria de Jesús atrajo a Moisés y Elías; son dos testigos que, desde su vida y su misión, adelantan la presencia del Mesías en el mundo y en la historia; se convierten en testigos e interlocutores de Jesús. ¿Somos capaces  de situarnos en actitud de adoración y de necesidad en su presencia? Este el mensaje de gracia que se nos concede y, al decir de san Pablo,: El nos salvó y nos llamó a su vida santa.

            Una voz desde la nube decía: Este es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo. No se trata de un simple reflejo de Yahvè, sino de un resplandor que refleja el ser íntimo de Jesús, el Hijo amado de Dios. La manifestación que Jesús había anunciado para el fin de los tiempos se anticipa ahora ante la mirada atónita de los tres testigos. En la transfiguración, Jesús es proclamado Hijo de Dios por una voz que se hace oír desde la nube; en la cruz, por los soldados romanos que estaban de guardia junto al Crucificado. Estos paralelismos revelan que, para Mateo, el sufrimiento y la gloria de Jesús son los dos elementos inseparables de su acción redentora.

EXAMEN y ORACIÓN

            Al meditar con fe la Palabra de Dios es normal que el corazón sienta el gozo de la mirada del Señor hacia nosotros. Basta que vayamos llevando la Palabra hacia nuestro corazón, lugar verdadero de encuentro y escucha, para sentir el amor de Dios: te bendeciré, Él nos salvó y nos llamó a una vida santa, levantaos, no temáis… Es una constante bendición que el Señor nos presenta como fuerza de encauzar la existencia y que requiere de nosotros la conversión sincera de nuestra vida, pasar del pecado a la gracia y de nuestros proyectos al proyecto que Dios tiene sobre nosotros.

            Si fuéramos capaces de escuchar y creer lo que el Señor nos sugiere: sal de tu tierra y de la casa de tu padre hacia la tierra que te mostraré; haré de ti un gran pueblo, te bendeciré, haré famoso tu nombre y será una bendición; Él nos salvó y nos llamó a una vida santa…, nuestras personas tendrían una visión muy distinta de sí mismas. Tenemos que insistir en la gracia constante que recibimos y somos; solo así, nuestra vida tiene siempre su punto de partida desde Dios y es, entonces, cuando somos conscientes de lo que indica el salmo responsorial: los ojos de Dios están puestos en sus fieles.¿Somos capaces de valorarnos desde esta afirmación? Es la realidad más grande ya que descubrimos cómo nos ama Dios, cómo podemos contar siempre con Él y sentirnos felices porque Dios nunca nos deja solos,

            Tengamos presente la oración-colecta: “Señor, Padre Santo, tú que nos has mandado a escuchar a tu Hijo, el predilecto, alimenta nuestro espíritu con tu palabra; así, con mirada limpia, contemplaremos gozosos la gloria de tu rostro”. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

CONTEMPLACIÓN

            Desciende, Pedro. Querías descansar en la montaña, pero desciende, predica la palabra, insta oportuna e importunamente, arguye, exhorta, increpa con toda longanimidad y doctrina. Trabaja, suda, sufre algunos momentos para poseer en la caridad, por el candor y la belleza de las buenas obras, lo simbolizado en las blancas vestiduras del Señor. Cuando se lee al Apóstol, oímos que dice en elogio de la caridad: «no busca lo propio». «No  busca lo propio» , porque entrega lo que tiene. Y en otro lugar dice algo, que si no lo entiendes bien, puede ser peligroso; siempre con referencia a la caridad, el Apóstol ordena a los miembros fieles de Cristo: «Nadie busque lo suyo, sino lo ajeno» . Oído esto, la avaricia, como buscando lo ajeno a modo de negocio, maquina fraudes para embaucar a alguien y conseguir, no lo propio, sino lo ajeno. Reprímase la avaricia y salga adelante la justicia… Ten caridad, predica la verdad; entonces llegarás a la eternidad, donde encontrarás seguridad  (san Agustín en Sermón 78, 3-6).

ACCIÓN.- En la oración, meditemos: Este es mi Hijo, el amado, el predilecto. Escuchadlo.

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   1 voto

SPC C2C Soluciones Integrales SPC C2C Soluciones Integrales