lunes, 24 de abril de 2017
inicio
 
Espiritualidad

Portada

La Provincia

|-¿Quiénes somos?

|-¿Dónde estamos?

|   |-En España

|   |-En Brasil

|   |-En MARAJÓ (Brasil)

|   |-En Argentina

|   \-En Venezuela

|-¿Qué hacemos?

|   |-Seminarios

|   |-Misión de Marajó

|   |-Centros educativos

|   |-Parroquias

|   |-Otros ministerios

|   \-Revista Santa Rita y el pueblo cristiano

|-Vicarías

|   |-Vicariato do Brasil

|   |-Vicaría de Argentina

|   \-Vicaría de Venezuela

|-Secretariados

|   |-Espiritualidad

|   |-Formación

|   |-Apost. Ministerial

|   |-Apost. Misional-Social

|   |-Apost. Medios Com. Social

|   |-Past. Juvenil y Vocacional

|   |   |-PJV 2006

|   |   |-PJV 2007

|   |   |-PJV 2008

|   |   |-PJV 2009

|   |   |-PJV 2010

|   |   |-PJV 2011

|   |   |-PJV 2012

|   |   |-PJV 2013

|   |   |-PJV 2014

|   |   \-PJV 2015

|   \-Apost. Educativo

|-Jóvenes Agustino-Recoletos (JAR)

|   |-Itinerario

|   |   |-Horizonte de Aventura

|   |   |-Horizonte de Amistad

|   |   |-Horizonte de Libertad (I-Grupos)

|   |   |-Horizonte de Libertad (II-Precomunidades)

|   |   \-Horizonte de Fraternidad

|   |-Oracional

|   |-Cancionero

|   \-Otros

|-Madres Mónicas

|-Relig. Difuntos ProvST

|-Causas de Canonización

|   |-Venerable Sor Mónica de Jesús (1889-1964)

Noticias

|-de la Iglesia

|-de la Orden

|   |-Cursos de Renovación

|   |-Capitulos Generales

|   |-Capitulos otras Prov.

|   |-Reuniones OAR

|   |-de la Curia General

|   \-Celebraciones y Jubileos

|-de la ONGd Haren Alde

|-de los Obispos OAR

|   |-Diócesis de Cametá (PA, Bra)

|   \-Prelatura do Marajó (PA, Bra)

|-de los Capítulos Provinciales

|   |-35º Cap. Provincial (2015)

|-desde España

|-desde Brasil

|-desde Argentina

|-desde Venezuela

|-Rev. Antena Informativa

Servicios

|-Santoral OAR

|   |-Enero/Janeiro

|   |-Febrero/Fevereiro

|   |-Marzo/Março

|   |-Abril

|   |-Mayo/Maio

|   |-Junio/Junho

|   |-Julio/Julho

|   |-Agosto

|   |-Sepbre./Setembro

|   |-Octubre/Outubro

|   |-Novbre./Novembro

|   \-Dicbre/Dezembro

|-Lectio Divina

|   |-LD Vocacional

|   |-LD Textos bíblicos

|   |-LD p Ciclo A

|   |   |-LD Adviento (A)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (A)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (A)

|   |   |-LD Pascua (A)

|   |   \-LD T. Ordinario (A)

|   |-LD p Ciclo B

|   |   |-LD Adviento (B)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (B)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (B)

|   |   |-LD Pascua (B)

|   |   \-LD T. Ordinario (B)

|   |-LD p Ciclo C

|   |   |-LD Adviento (C)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (C)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (C)

|   |   |-LD Pascua (C)

|   |   \-LD T. Ordinario (C)

|   |-LD Fiestas del Señor

|   \-LD Virgen Maria y los Santos

|-Año Litúrgico

|   |-Adviento

|   |   |-Ciclo A (Adv)

|   |   |-Ciclo B (Adv)

|   |   \-Ciclo C (Adv)

|   |-Navidad-Epifania

|   |   |-Ciclo A (Nav)

|   |   |-Ciclo B (Nav)

|   |   \-Ciclo C (Nav)

|   |-Cuaresma-Triduo Pascual

|   |   |-Ciclo A (Cua)

|   |   |-Ciclo B (Cua)

|   |   \-Ciclo C (Cua)

|   |-Pascua-Pentecostés

|   |   |-Ciclo A (Pas)

|   |   |-Ciclo B (Pas)

|   |   \-Ciclo C (Pas)

|   |-Tiempo Ordinario

|   |   |-Ciclo A (TO)

|   |   |-Ciclo B (TO)

|   |   \-Ciclo C (TO)

|   |-Fiestas del Señor

|   \-La Virgen María y los santos

|-Form. permanente

|   |-Proyecto trienal

|   |-Revitalización OAR

|   |-Agustinología

|   \-Espiritualidad

|-Materiales

|   |-Fraternidad Seglar

|   |-Past. Juvenil

|   |-Past. Vocacional

|   |-Catequesis

|   |-Past. Educativa

|   \-Año de la Vida Consagrada

|-La WEB (o SITE)

\-Webmail

Audiovisuales

Enlaces

|-Iglesia Católica (Santa Sede)

|-Conf. Episcopales y diócesis

|-Conf. Religiosos

|-Familia Agustino-Recoleta

\-Provincia Sto. Tomás de Villanueva

Contacta 
Bookmark and Share
La conciencia de las mismas debilidades nos lleva a orar con la Iglesia
Fr. Imanol Larrínaga, OAR - 15/03/2017

Jeremías y los hijos del Zebedeo son los referentes en la Palabra pero “la Palabra” tiene esta definición: “Yo soy la luz del mundo, dice el Señor, el que me sigue tendrá la luz de la vida” (Jn 8, 12b). Jesús se presenta como luz del mundo, no solo de Israel. Vivir es ver la luz del día y el parto es dar a luz. La luz se impone con su evidencia, no necesita demostraciones, pero uno puede cerrar los ojos a la luz: “mi orgullo me hacía andar errado y flotando a todo viento, a merced siempre del más fuerte. ¿Dónde, Señor, yace el alma enferma, no fundada todavía en la solidez de la verdad? Según soplare el viento de las lenguas y opiniones, salido de la ventosa caverna del pecho de los hombres, es llevada y traída, torcida y retorcida. Y se le oscurece la luz. Y no discierne la verdad” (Confesiones 4, 14, 23).

    La luz hace de Jeremías, superando sus crisis y sus miedos, un puente entre Dios y los hombres acusadores: “acuérdate de cómo estuve en tu presencia, intercediendo en su favor” (Jer 18, 20), mientras la madre de los Zebedeos intenta que sus hijos se “sienten en tu reino”. Jeremías, aplicándole el salmo responsorial, tiene certeza del Dios que lo libra, e, incluso en medio del cuchicheo de la gente, confía en el Señor. Los Boanerges entran en una especie de conquista admitiendo hasta poder beber el cáliz pero el Señor clarificará cuál es el camino y la luz que es el Hijo del Hombre que “no ha venido para que lo sirvan, sino para dar su vida en rescate por muchos” (Mt 20, 28).

    La luz es necesaria en el camino para poder “tender con más libertad hacia los bienes eternos” (Oración colecta), y esa libertad nos hace capaces de luchar en la vida ya que en el camino vamos a encontrar obstáculos. Hace falta pensar en Cuaresma cuántas veces pretendemos tomar el camino más fácil para sortear las dificultades y lo único que conseguimos es contribuir a que se mantengan las propias debilidades.

    La conciencia de las mismas debilidades nos lleva a orar con la Iglesia: “Señor, guarda a tu familia en el camino del bien que tú le señalaste” (ib.). Y el camino tiene luz propia: “mientras tanto, mis años discurren entre gemidos. Tú, Señor, eres mi único solaz y mi Padre eterno. Pero como yo me dispersé en el tiempo, cuyo orden desconozco, las más íntimas entrañas de mi alma son destrozadas por sus vaivenes y tumultos hasta que, purificado y fundido en la hoguera de tu amor, corra a ti para tomar consistencia y logre solidificarme en el crisol de tu Verdad como en mi molde” (Confesiones 11, 29, 39).

 

  Votar:  
Resultado: 1 puntos1 puntos1 puntos1 puntos1 puntos   1 voto

SPC C2C Soluciones Integrales SPC C2C Soluciones Integrales