miércoles, 26 de abril de 2017
inicio
 
Espiritualidad

Portada

La Provincia

|-¿Quiénes somos?

|-¿Dónde estamos?

|   |-En España

|   |-En Brasil

|   |-En MARAJÓ (Brasil)

|   |-En Argentina

|   \-En Venezuela

|-¿Qué hacemos?

|   |-Seminarios

|   |-Misión de Marajó

|   |-Centros educativos

|   |-Parroquias

|   |-Otros ministerios

|   \-Revista Santa Rita y el pueblo cristiano

|-Vicarías

|   |-Vicariato do Brasil

|   |-Vicaría de Argentina

|   \-Vicaría de Venezuela

|-Secretariados

|   |-Espiritualidad

|   |-Formación

|   |-Apost. Ministerial

|   |-Apost. Misional-Social

|   |-Apost. Medios Com. Social

|   |-Past. Juvenil y Vocacional

|   |   |-PJV 2006

|   |   |-PJV 2007

|   |   |-PJV 2008

|   |   |-PJV 2009

|   |   |-PJV 2010

|   |   |-PJV 2011

|   |   |-PJV 2012

|   |   |-PJV 2013

|   |   |-PJV 2014

|   |   \-PJV 2015

|   \-Apost. Educativo

|-Jóvenes Agustino-Recoletos (JAR)

|   |-Itinerario

|   |   |-Horizonte de Aventura

|   |   |-Horizonte de Amistad

|   |   |-Horizonte de Libertad (I-Grupos)

|   |   |-Horizonte de Libertad (II-Precomunidades)

|   |   \-Horizonte de Fraternidad

|   |-Oracional

|   |-Cancionero

|   \-Otros

|-Madres Mónicas

|-Relig. Difuntos ProvST

|-Causas de Canonización

|   |-Venerable Sor Mónica de Jesús (1889-1964)

Noticias

|-de la Iglesia

|-de la Orden

|   |-Cursos de Renovación

|   |-Capitulos Generales

|   |-Capitulos otras Prov.

|   |-Reuniones OAR

|   |-de la Curia General

|   \-Celebraciones y Jubileos

|-de la ONGd Haren Alde

|-de los Obispos OAR

|   |-Diócesis de Cametá (PA, Bra)

|   \-Prelatura do Marajó (PA, Bra)

|-de los Capítulos Provinciales

|   |-35º Cap. Provincial (2015)

|-desde España

|-desde Brasil

|-desde Argentina

|-desde Venezuela

|-Rev. Antena Informativa

Servicios

|-Santoral OAR

|   |-Enero/Janeiro

|   |-Febrero/Fevereiro

|   |-Marzo/Março

|   |-Abril

|   |-Mayo/Maio

|   |-Junio/Junho

|   |-Julio/Julho

|   |-Agosto

|   |-Sepbre./Setembro

|   |-Octubre/Outubro

|   |-Novbre./Novembro

|   \-Dicbre/Dezembro

|-Lectio Divina

|   |-LD Vocacional

|   |-LD Textos bíblicos

|   |-LD p Ciclo A

|   |   |-LD Adviento (A)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (A)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (A)

|   |   |-LD Pascua (A)

|   |   \-LD T. Ordinario (A)

|   |-LD p Ciclo B

|   |   |-LD Adviento (B)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (B)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (B)

|   |   |-LD Pascua (B)

|   |   \-LD T. Ordinario (B)

|   |-LD p Ciclo C

|   |   |-LD Adviento (C)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (C)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (C)

|   |   |-LD Pascua (C)

|   |   \-LD T. Ordinario (C)

|   |-LD Fiestas del Señor

|   \-LD Virgen Maria y los Santos

|-Año Litúrgico

|   |-Adviento

|   |   |-Ciclo A (Adv)

|   |   |-Ciclo B (Adv)

|   |   \-Ciclo C (Adv)

|   |-Navidad-Epifania

|   |   |-Ciclo A (Nav)

|   |   |-Ciclo B (Nav)

|   |   \-Ciclo C (Nav)

|   |-Cuaresma-Triduo Pascual

|   |   |-Ciclo A (Cua)

|   |   |-Ciclo B (Cua)

|   |   \-Ciclo C (Cua)

|   |-Pascua-Pentecostés

|   |   |-Ciclo A (Pas)

|   |   |-Ciclo B (Pas)

|   |   \-Ciclo C (Pas)

|   |-Tiempo Ordinario

|   |   |-Ciclo A (TO)

|   |   |-Ciclo B (TO)

|   |   \-Ciclo C (TO)

|   |-Fiestas del Señor

|   \-La Virgen María y los santos

|-Form. permanente

|   |-Proyecto trienal

|   |-Revitalización OAR

|   |-Agustinología

|   \-Espiritualidad

|-Materiales

|   |-Fraternidad Seglar

|   |-Past. Juvenil

|   |-Past. Vocacional

|   |-Catequesis

|   |-Past. Educativa

|   \-Año de la Vida Consagrada

|-La WEB (o SITE)

\-Webmail

Audiovisuales

Enlaces

|-Iglesia Católica (Santa Sede)

|-Conf. Episcopales y diócesis

|-Conf. Religiosos

|-Familia Agustino-Recoleta

\-Provincia Sto. Tomás de Villanueva

Contacta 
Bookmark and Share
La libertad interior es el marco necesario para disponer el corazón a la celebración del misterio pascual
Fr. Imanol Larrinaga, OAR - 28/03/2017

No es fácil entrar en el corazón de la Cuaresma, hacerla “cristiana” y afrontar el reto de crecer en la libertad interior. La cuaresma manifiesta, desde la enseñanza agustiniana, cómo ser personas creyentes que descubren el misterio de la kénosis de Cristo hasta la llegar a la “obra perfecta” de la donación en la cruz. Nadie puede caminar sin ser humilde de corazón: “la humildad es una cosa tan grande que, de no haber sido enseñada por el único que es grande, no hubiera sido aprendida jamás por el hombre” (De la santa virginidad 35, 35). Cristo nos enseña su camino que ha de ser el nuestro y en este camino nacen los corazones llenos del afecto de la verdadera piedad.

            La libertad interior es el marco necesario para disponer el corazón a la celebración del misterio pascual (cf. Oración colecta) y esa libertad nace de la acción de Dios que “crea en mí un corazón puro” (Salmo 50, 12a), una experiencia de una vida que nunca puede ser igual. Una libertad que es una toma de conciencia para hacerme “salir por la puerta del Norte… y me hizo atravesar las aguas” (Ez 47, 2. 4). Libertad para confesar la propia incapacidad de no poder entrar en la piscina cuando se remueven las aguas. Y, siempre, “Dios nuestro refugio y fortaleza” (Salmo 45).

            El misterio del agua, agua que transforma el desierto, porque el Señor es fuente de agua viva: “me abandonaron a mí, fuente de agua viva” (Jer 2, 13) y “abandonaron al Señor, manantial de agua viva” (ib. 17, 12). Sin embargo, “si uno no nace del agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios” (Jn 3, 5); “quien beba del agua que lo daré no tendrá sed jamás, pues el agua que yo le daré se convertirá en él en manantial que brota dando vida eterna” (ib. 4, 14). Jesús se convierte así en única salvación para el paralítico: “este enfermo que él sana es el gran signo para el alma que abraza la fe, cuyos pecados venía a perdonar y cuyas enfermedades venía a sanar con sus humillaciones… Bajar al agua agitada es lo mismo que creer humildemente en la pasión del Señor. Curaba a uno sólo, como símbolo de unidad; cualquiera que bajase después, no curaba, porque quien está fuera de la unidad, no puede sanar” (Tratado sobre el ev. según Juan 17, 1.3).

            “Se marchó aquel hombre y dijo a los judíos que era Jesús el que le había sanado” (Jn 5, 15). La reacción de los hombres “buenos” se torna en acoso a Jesús; la de los humildes es admiración y alabanza: “venid a ver las obras del Señor, las maravillas que hace en la tierra” (Salmo 45, 9).
  Votar:  
Resultado: 3 puntos3 puntos3 puntos3 puntos3 puntos   1 voto

SPC C2C Soluciones Integrales SPC C2C Soluciones Integrales