sábado, 21 de julio de 2018
inicio
 
LD Nav-Epifanía ...

Portada

La Provincia

|-¿Quiénes somos?

|-¿Dónde estamos?

|   |-En España

|   |-En Brasil

|   |-En MARAJÓ (Brasil)

|   |-En Argentina

|   \-En Venezuela

|-¿Qué hacemos?

|   |-Seminarios

|   |-Misión de Marajó

|   |-Centros educativos

|   |-Parroquias

|   |-Otros ministerios

|   \-Revista Santa Rita y el pueblo cristiano

|-Vicarías

|   |-Vicariato do Brasil

|   |-Vicaría de Argentina

|   \-Vicaría de Venezuela

|-Secretariados

|   |-Espiritualidad

|   |-Formación

|   |-Apost. Ministerial

|   |-Apost. Misional-Social

|   |-Apost. Medios Com. Social

|   |-Past. Juvenil y Vocacional

|   |   |-PJV 2006

|   |   |-PJV 2007

|   |   |-PJV 2008

|   |   |-PJV 2009

|   |   |-PJV 2010

|   |   |-PJV 2011

|   |   |-PJV 2012

|   |   |-PJV 2013

|   |   |-PJV 2014

|   |   \-PJV 2015

|   \-Apost. Educativo

|-Jóvenes Agustino-Recoletos (JAR)

|   |-Itinerario

|   |   |-Horizonte de Aventura

|   |   |-Horizonte de Amistad

|   |   |-Horizonte de Libertad (I-Grupos)

|   |   |-Horizonte de Libertad (II-Precomunidades)

|   |   \-Horizonte de Fraternidad

|   |-Oracional

|   |-Cancionero

|   \-Otros

|-Madres Mónicas

|-Relig. Difuntos ProvST

|-Causas de Canonización

|   |-Venerable Sor Mónica de Jesús (1889-1964)

Noticias

|-de la Iglesia

|-de la Orden

|   |-Cursos de Renovación

|   |-Capitulos Generales

|   |-Capitulos otras Prov.

|   |-Reuniones OAR

|   |-de la Curia General

|   \-Celebraciones y Jubileos

|-de la ONGd Haren Alde

|-de los Obispos OAR

|   |-Diócesis de Cametá (PA, Bra)

|   \-Prelatura do Marajó (PA, Bra)

|-de los Capítulos Provinciales

|   |-35º Cap. Provincial (2015)

|-desde España

|-desde Brasil

|-desde Argentina

|-desde Venezuela

|-Rev. Antena Informativa

Servicios

|-Santoral OAR

|   |-Enero/Janeiro

|   |-Febrero/Fevereiro

|   |-Marzo/Março

|   |-Abril

|   |-Mayo/Maio

|   |-Junio/Junho

|   |-Julio/Julho

|   |-Agosto

|   |-Sepbre./Setembro

|   |-Octubre/Outubro

|   |-Novbre./Novembro

|   \-Dicbre/Dezembro

|-Lectio Divina

|   |-LD Vocacional

|   |-LD Textos bíblicos

|   |-LD p Ciclo A

|   |   |-LD Adviento (A)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (A)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (A)

|   |   |-LD Pascua (A)

|   |   \-LD T. Ordinario (A)

|   |-LD p Ciclo B

|   |   |-LD Adviento (B)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (B)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (B)

|   |   |-LD Pascua (B)

|   |   \-LD T. Ordinario (B)

|   |-LD p Ciclo C

|   |   |-LD Adviento (C)

|   |   |-LD Nav-Epifanía (C)

|   |   |-LD Cuaresma-SS (C)

|   |   |-LD Pascua (C)

|   |   \-LD T. Ordinario (C)

|   |-LD Fiestas del Señor

|   \-LD Virgen Maria y los Santos

|-Año Litúrgico

|   |-Adviento

|   |   |-Ciclo A (Adv)

|   |   |-Ciclo B (Adv)

|   |   \-Ciclo C (Adv)

|   |-Navidad-Epifania

|   |   |-Ciclo A (Nav)

|   |   |-Ciclo B (Nav)

|   |   \-Ciclo C (Nav)

|   |-Cuaresma-Triduo Pascual

|   |   |-Ciclo A (Cua)

|   |   |-Ciclo B (Cua)

|   |   \-Ciclo C (Cua)

|   |-Pascua-Pentecostés

|   |   |-Ciclo A (Pas)

|   |   |-Ciclo B (Pas)

|   |   \-Ciclo C (Pas)

|   |-Tiempo Ordinario

|   |   |-Ciclo A (TO)

|   |   |-Ciclo B (TO)

|   |   \-Ciclo C (TO)

|   |-Fiestas del Señor

|   \-La Virgen María y los santos

|-Form. permanente

|   |-Proyecto trienal

|   |-Revitalización OAR

|   |-Agustinología

|   \-Espiritualidad

|-Materiales

|   |-Fraternidad Seglar

|   |-Past. Juvenil

|   |-Past. Vocacional

|   |-Catequesis

|   |-Past. Educativa

|   \-Año de la Vida Consagrada

|-La WEB (o SITE)

\-Webmail

Audiovisuales

Enlaces

|-Iglesia Católica (Santa Sede)

|-Conf. Episcopales y diócesis

|-Conf. Religiosos

|-Familia Agustino-Recoleta

\-Provincia Sto. Tomás de Villanueva

Contacta 
Bookmark and Share
De entrada, debería hacernos saltar de gozo al recordar y vivir el Bautismo del Señor ya que nos sitúa también en nuestro bautismo. Un punto inicial ha de ser que el Bautismo de Jesús es bautismo para el servicio y la misión de acuerdo con la figura del Siervo de Dios, como dice el profeta Isaías: mirad a mi siervo, a quien sostengo; a mi elegido, a quien prefiero.
Fr. Imanol Larrínaga, OAR - 02/01/2018

Juan anuncia un bautismo de conversión para remisión de los pecados; su anuncio termina con la comparación de dos bautismos: él bautiza con agua; Jesús, en cambio, lo hace <en Espíritu Santo>. Mientras que Juan practica un rito de purificación que queda en el exterior, Jesús da aquello que posee en plenitud, es un horizonte distinto, es intuición creyente y su confianza total en la misericordia de Dios. Lo que comienza para este pueblo no es el juicio de Dios sino el gran don de su salvación; el pueblo conocerá ahora la increíble compasión de Dios,

 

            Jesús comienza a hablar un lenguaje nuevo: está llegando el “reino de Dios” y hay que proclamar a todos la Buena nueva. Comienza aquí una visión distinta en la fe: Tú eres mi Hijo amado, mi predilecto; es el Mesías que, sin tener pecado, se pone al lado de los pecadores, para que nadie quede excluido de su misión. El bautismo cristiano nos incorpora a la salvación de Jesús: somos bautizados en Jesús, el Mesías. Y ahí se expresa una visión nueva para todos los creyentes: Jesús manifiesta el rito anterior y pone otros signos de perdón y de misericordia que hacen y expresan y hacen realidad la liberación querida por Dios para su pueblo. Jesús acoge gratis a quienes creen en el reino de Dios y para proclamar su misericordia de una manera más sensible y concreta, se dedicará a algo distinto que Juan nunca hizo: curar enfermos, tocar a los leprosos, abrazar a niños y pequeños…Todos han de sentir la cercanía salvadora de Dios. Pedro expresó maravillosamente todo lo anterior: me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.

 

            Con Jesús todo empieza a ser diferente; el temor al juicio deja el paso al gozo de acoger a Dios, amigo de la vida. Ya nadie habla de su “ira”. Invita a la confianza total en un Dios Padre; no solo cambia la experiencia religiosa del pueblo. Para los cristianos se nos abre así un horizonte inmenso donde nuestras personas son capaces, siempre desde la gracia recibida, de inaugurar un espíritu nuevo que camina en obediencia a la voluntad de Dios y, a la vez, se hace discípulo de Cristo hasta la muerte. Lo más maravilloso es, teniendo en cuenta lo anterior, que quien sigue verdaderamente al Señor, tiene la certeza total en su camino: Yo, el Señor, te he llamado con justicia, te he tomado de la mano, te he formado y te hecho alianza de un pueblo, luz de las naciones.

 

            Una Epifanía continuada: apenas se bautizó el Señor, se abrió el cielo, y el Espíritu se posó sobre él como una paloma. Y se oyó la voz del Padre que decía. Este es mi Hijo, el amado, mi predilecto. El bautismo de Jesús es una gran epifanía trinitaria: del Padre que muestra al Hijo ante el mundo y lo consagra con el Espíritu. Para nosotros es una llamada a la contemplación: se abre el cielo, desciende sobre Jesús el Espíritu y es anunciada su filiación divina y la complacencia del Padre sobre él. El bautismo de Jesús pone de relieve que lo divino ha irrumpido en el mundo de lo humano en Jesús y a través de él. Ello porque es el Hijo de Dios, que debe instaurar un nuevo reino. Por eso, Dios se complace en él,

 

RESPUESTA desde NUESTRA REALIDAD

 

            El bautismo recibido nos sitúa en una configuración como hijo de Dios, miembro de la Iglesia y testigo de Jesucristo como persona ungida que es. Es necesario insistir que el bautismo cristiano debe llevar la característica propia de <Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu santo, que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo; porque estaba con Él>.Este acercamiento a Cristo es como abrir al cristiano un horizonte desde la convicción de elegido de Dios y ungido al estilo de Cristo y sentir en sí mismo la unción del Espíritu. Es como decir, el milagro interior del bautizado, con sentido de signo -<carácter de ungido para siempre->, es una implicación que debe llegar al bautizado a remarcar los mismos sentimientos de Jesucristo.

 

ORACION

 

            Dios todopoderoso y eterno, que, en el bautismo de Cristo en el Jordán, al enviar sobre él el Espíritu Santo, quisiste revelar solemnemente a tu Hijo amado, concede a tus hijos de adopción, renacidos del agua y del Espíritu Santo, perseverar siempre en tu benevolencia. Por J.N. S. Amén

           

PENSAMIENTO AGUSTINIANO

 

            ¿Por qué fue enviado Juan a bautizar? Recuerdo haberlo dicho ya, como pude, a vuestra caridad. Si el bautismo de Juan fuera necesario para nuestra salvación, aún hoy debería subsistir su administración, pues también ahora se salvan los hombres y no por cierto en menor número, ni era la salvación de entonces distinta de la de hoy. Si Cristo ha cambiado, entonces ha cambiado también la salvación; mas si la salvación está en Cristo y Cristo es siempre el mismo, también la salvación es la misma para nosotros.  ¿Por qué, entonces, fue enviado Juna a bautizar? Porque era necesario que fuese bautizado Cristo. Y, ¿por qué fue era necesario que fuese Cristo? ¿Por qué fue necesario que naciese o fuese crucificado? Si vino a mostrarnos el camino de la humildad y a hacerse él mismo ese camino, era necesario que practicase la humildad en toda circunstancia de su vida. Así él quiso otorgar autoridad a su bautismo para que nosotros, sus siervos, comprendiésemos con cuánta ansia se debe correr al bautismo del Señor, si él no tuvo a menos el recibirlo de manos de un siervo suyo (san Agustín el comentario sobre el evangelio de san Juan 5, 3-6).

  Votar:  
Resultado: 1 puntos1 puntos1 puntos1 puntos1 puntos   1 voto

© Gestor de contenidos HagaClic